miércoles, 27 de junio de 2007

BATALLAS EN LA ANTIGÜEDAD

¿Cuál es la idea que tenemos de una batalla de la Antigüedad? Pues sin duda, es la imagen gráfica que Hollywood nos ha imprimido en nuestro subconsciente lo que, por supuesto, no tiene nada que ver con la realidad del pasado. Los directores de cine "crean" una realidad que se acomoda a la película, sin pretender obtener una imagen rigurosamente histórica.

Pero los investigadores tampoco han llegado a determinar del todo cómo se desarrollaban las batallas a pesar de los numerosos textos históricos que existen. El problema, que ellos mismos arguyen, es la influencia que el cine puede haber tenido de forma más o menos consciente.

A raíz de nuevas investigaciones, en las que los distintos grupos de “reconstrucción histórica” han realizado aportaciones decisivas, se va acuñando una idea más o menos aproximada a cómo debieron ser estos choques armados.

Centrándonos en época romana existe una idea muy extendida de los legionarios formados en cuadros ordenados, al estilo de los ejércitos de época Napoleónica, lanzando sus “pilum” antes del cuerpo a cuerpo, combatiendo principalmente con sus espadas y en luchas de larga duración hasta que uno de los dos bandos quedara tan mermado en efectivos que fuera superado.

Esta concepción es demasiado rígida como para tomarse en serio y no tiene demasiado que ver con la realidad.

Para empezar los choques cuerpo a cuerpo, posiblemente a espada, durarían muy poco tiempo. Los militares experimentados de la actualidad sólo conceden unos pocos minutos a una lucha cuerpo a cuerpo, a lo sumo 10 ó 15 minutos. El motivo es el desgaste físico que ello produce, la desorganización que provoca en las filas y que en unos pocos minutos la batalla quizá quedara decidida.

Sabemos por las fuentes históricas que eran raras las batallas que se decidían en minutos o en una hora. Son más bien la excepción. Lo normal eran las batallas duraban varias horas, a veces un día completo y algunas un día y su noche (recordamos la 2ª batalla de Cremona en la que participó la Legio VII). Por puro sentido común sería imposible entablar un combate continuo cuerpo a cuerpo durante todo ese tiempo.

En el desarrollo de una batalla tiene importancia el uso que se hacía del armamento y quizá haya que replantearse algunos tópicos. Uno de ellos es la creencia generalizada que los legionarios lanzaban sus “pilum” nada más empezar el combate, hasta agotarlos, y a continuación avanzaban espada en mano buscando el cuerpo a cuerpo.

Lo más plausible es que los enfrentamientos se desarrollan como tanteos y escaramuzas de unidades más pequeñas, lo que explica la larga duración de muchos choques. Se buscaría atraer al enemigo mediante provocaciones o el lanzamiento de proyectiles, y además crear la confusión y desorganización en las líneas enemigas, movimientos tendentes a rodear al enemigo. Lo cual significaría que los legionarios portarían sus “pilum” a lo largo de la batalla y tal vez también en el cuerpo a cuerpo.

Otro tópico se encuentra en el número de bajas que resultaban de las batallas. Los enfrentamientos con armas de fuego, desde el siglo XVIII y XIX, han provocado que las batallas sean mucho más cruentas. En cambio en la Antigüedad las bajas eran muy reducidas en comparación. En los ejércitos vencedores podían perder unos cientos de hombres. A veces caían mandos, es el ejemplo muchas veces recordado que trasmite César de la “Guerra de las Galias”, que contaban como pérdidas importantes los centuriones.

Los ejércitos perdedores solían llevar la peor parte, más por la desbandada que suponía la derrota y que permitía infligir numerosas bajas o la disgregación material de un ejército por su huída.

En último lugar está el número de contendientes en las batallas. Siempre se ha sabido que los historiadores antiguos han exagerado las cifras a favor de quien cuenta la historia. Los investigadores actuales llegan a rebajar las cifras a la mitad e incluso a una décima parte de lo que afirman algunos textos romanos.

Si atendemos a los hallazgos recientes en los campos de batalla de las Guerras Cántabras, hay que hacer notar que buena parte de éstos debía producirse con unidades más pequeñas que una legión, como en el caso de Andagoste (Álava), que debió afectar a una cohorte. En algunos asedios Cántabros podía tomar parte de una legión completa, aunque quizá no llegaba a combatir más que una pequeña fracción de ella.

Tampoco se ha llegado a un acuerdo claro de qué papel tenían las unidades auxiliares, a las que se concede un papel secundario. Sin embargo, estas tropas podían llegar a tener tantos efectivos como la propia legión a la que estaban adscritas y normalmente incluían tropas complementarias, como caballería o unidades de infantería ligera.

5 comentarios:

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Até mais

Harald dijo...

ummm,por fin alguien que se plante bien las cosas y no se cree lo que dicen las peliculas,me a parecido muy interesanta saber todo esto que cuentas,es lógico,toda la maniobra consiste en hacer que el enemigo ataque primero para que pierda mas gente XD,para eso harían de todo,como falsas retiradas o lluvia de troyectiles,etc,aunque yo opino que los pilums si los lanzaban en grandes cantidades,hay que tener en cuenta que llebaban (según los documentales del canal historia,no me hagas ,mucho caso)una gran carga de pilum re reserva,y que los barbaros lo que hacían eran pequeñas cargas y retiradas para que lanzasen los pilum y ya no preocuparse de ellos mas,pero siempre tenian otro pilum que tirarles

septimani dijo...

El problema de las batallas antiguas es que en cada caso debían adoptar estrategias diferentes.
Hablar sobre generalidades está bien y hay que sentar unas bases, pero eso son solo generalidades.
¿lanzaban los pilum? ¿no los lanzaban? Según los casos sus mandos decidirían una u otra cosa.

Jenofonte dijo...

En la antiguedad existian el honor la nobleza el valor ahora no tenemos nada de esto xo no se es algo loko muy loko pero si de alguna forma se pudiese volver al pasao y poder alistarse en el ejercito romano o en cualkier otro aun saviendo k vas a morir en el primer combate pero vivirias de verdad no como aora k nos tenen como ormigas los k mandan estudiar despues trabajar despues k tener hijos mujer una casa un coxe como muxo aspiras a tener muxo dinero para tener una casa mejor un coxe mejor, seria todo mas interesante si ubiese algo pa k luxar sobrevivir viviendo cada dia no pensando en el futuro con los verdaderos principios antiguos lo k yo daria por aver nacido en otra epoca k pensais??

Anónimo dijo...

Por supuesto, las batallas duraban horas, pero no luchaban todos los soldados a la vez... Las centurias de legionarios formaban en cuadros: los de la primera fila lanzaban sus pilum y combatían cuerpo a cuerpo con la espada. Pasados 10-15 minutos los soldados de 1ª linea se replegaban entre las filas de sus compañeros y la segunda linea lanzaba una nueva oleada de pilum y se repetía el cuerpo a cuerpo. Y así con todas las líneas de soldados. Es algo que se ve muy bien en el primer capítulo de la primera temporada de la serie "Roma", donde lo recrean a la perfección.